jueves, 20 de noviembre de 2014

Si quiero

Pedir matrimonio, ¿fácil o difícil?

Suele ser la decisión más difícil a la hora de casarse. A parte de la importante reflexión sobre el matrimonio y el anillo, hay que añadir la forma de la declaración.

Puede que sea de un modo Tradicional, Romántico, Original ó Divertido.

Una gran mayoría optará por la opción Tradicional-Romántica pues es la más sencilla, práctica y menos costosa. Pero uno puede pensar más allá, pues ese día puede ser tan importante para la pareja como el día de la boda.

HÄNDELSER se esfuerza para ofrecer el mejor recuerdo de ese día tan especial.

Os vamos a dar algunos consejos para la elección de ese día perfecto:

El secreto más importante es personalizar la propuesta, no tiene por qué ser una opción cara o lujosa.
Piensa en los mejores momentos que hayáis compartido juntos.
Piensa en lugares que os gustaría viajar o donde hayáis vivido momentos especiales.
Al elegir la fecha de la pedida (cualquier día es bueno), piensa en un día en el cual podáis disfrutar el día siguiente juntos.
Aunque es lo convencional, no es obligatorio obsequiar un anillo. Como tras la boda, ambos tendréis anillos, también puedes elegir como regalo algo más especial.


A continuación, os ayudamos con posibles ideas originales para vuestras declaraciones de matrimonio.

La opción de realizar un flashmob está un tanto desgastada desde nuestro punto de vista, ya que son numerosos los vídeos subidos a la red. Aún así, la persona quedará impresionada y desconcertada. Esta opción resulta ser costosa y bastante elaborada, además de la necesidad de un gran número de prácticas y personas implicadas. En la mayoría de los flashmobs, el integrante de la pareja es tratado como el centro de atención y únicamente puede mirar; nosotros creemos que una mejor opción podría ser un flashmob con unos pasos de baile repetitivos y sencillos, así como, descentrar un poco el foco de atención para que la pareja pueda participar del propio baile, sin imaginarse el final del mismo.

Otras opciones originales y más accesibles económicamente son:

Grabar en una taza o en un vaso: ¿Quieres casarte conmigo? u otra pregunta. El mensaje se verá tan pronto como acabe el último sorbo de la bebida. Hay que estar atento al momento para que no resulte incómodo.

Organizar una búsqueda del tesoro, donde la última pista puede conducir al anillo. Además, se puede personalizar con todo tipo de detalles sobre la relación.

¿Suele leer mucho y rápido? Editar el libro que está leyendo y hacer un página donde incluiremos la proposición. En este caso, podéis escribir una frase: ¿Quieres casarte conmigo?; continuar la historia de forma que encaje la frase; o escribir una declaración de amor. Requiere tiempo y creatividad, pero puede ser una bella opción para los amantes de la lectura. Nunca la olvidarán.

En caso de que la pareja viva en la misma casa, una opción romántica puede ser escribirlo en el techo de la habitación. Para ello se necesita pintura fluorescente o pegatinas fluorescentes.

La opción más clásica es proponerlo en el lugar donde se conocieron o donde se dieron el primer beso. Es la forma más simple y asequible, pero muy romántica.

¿Le gustan los pasteles? Prepara o compra un pastel y en la parte superior escribe la pregunta, acompañada previamente de una buena cena.


Aquí os dejamos algunos vídeos de propuestas originales, algunas os pueden hacer llorar :)